Guisela Valverde Sosa
Guisela Valverde Sosa | Curriculum Vitae | Curriculum Vitae
Guisela Valverde Sosa
     
Imagen
 
Acto Jurídico
Acto jurídico

El acto jurídico es el hecho, humano, voluntario o consciente y lícito, que tiene por fin inmediato establecer entre las personas relaciones jurídicas, crear, modificar o extinguir derechos y obligaciones. El acto jurídico produce una modificación en las cosas o en el mundo exterior porque así lo ha dispuesto el ordenamiento jurídico.

Para que se dé el acto jurídico no basta con que haya un sujeto y un objeto con bastante capacidad, se necesita algo que los ponga en relación, estableciendo un lazo o un vínculo que los una, haciendo pasar la relación jurídica del estado de posibilidad al estado de existencia. Este tercer elemento es un hecho, que por ser productor de efectos jurídicos se denomina Hecho jurídico, cuando tal hecho procede de la voluntad humana recibe el nombre de acto jurídico.

Los actos jurídicos son positivos o negativos, según que sea necesaria la realización u omisión para que un derecho comience o acabe respectivamente.

Con referencia a la formalidad del acto jurídico; es el conjunto de las prescripciones de la Ley, respecto de las solemnidades que deben ser observadas al tiempo de la formación del acto jurídico

CLASIFICACIÓN

La naturaleza de los hechos jurídicos es tan variada y multiforme, que conviene clasificarlos a fin de introducir un orden en su estudio.

a) Ante todo, pueden clasificarse en naturales y humanos. Los primeros son todos aquellos que acaecen sin intervención del hombre; así, por ejemplo, un granizo que destruye una cosecha puede hacer nacer el derecho a una indemnización si la cosecha hubiera estado asegurada contra ese riesgo; un rayo puede, en algunos casos, dar lugar a una indemnización de accidentes de trabajo. Los hechos humanos son todos aquellos realizados por el hombre y que producen efectos jurídicos: un contrato, un delito, etcétera.

b) Asimismo, pueden clasificarse en hechos positivos o negativos; los primeros importan una transformación efectiva de ciertas circunstancias de hecho, tales como la muerte, un delito, la aceptación de una oferta; los segundos implican una abstención: la falta de cumplimiento de una obligación de hacer o, por el contrario, el cumplimiento de una obligación de no hacer.

c) Los hechos jurídicos humanos pueden ser voluntarios e involuntarios; sobre este concepto nos remitimos a los números 816 y siguientes.

d) Finalmente, pueden ser lícitos e ilícitos, según sean o no conforme a la ley. A su vez, los hechos ilícitos se clasifican en delitos y cuasidelitos

ELEMENTOS

Si uno quiere desarrollar el concepto de validez del acto jurídico, resulta forzoso definir cada uno de sus elementos, los cuales, bien es sabido, se encuentran individualizados en el artículo 140 C.C., y son:



a) Agente, con el cual se quiere hacer alusión al sujeto que ha de manifestar su voluntad a efectos de vincularse jurídicamente. Sujeto de derecho es el centro de imputación de derechos y deberes adscribible, siempre y en última instancia a la vida humana.



b) Objeto, entendido como la relación o situación jurídica que nace del acto jurídico (2). Se entiende por relación jurídica a la vinculación entre situaciones jurídicas y a estas últimas como a las posiciones que ocupa el sujeto de derecho frente al ordenamiento jurídico.



Cierto sector de la doctrina distingue el objeto del contenido del acto jurídico. En efecto, se sostiene que este último es el reglamento, el conjunto de las disposiciones queridas por las partes o determinadas por ley. Si se confunden ambos conceptos, se debería entender que un supuesto como la condición correspondería al ámbito del contenido y no como debería ser, vale decir, al del objeto –en este caso– del contrato. Creo que la distinción es innecesaria, por cuanto si bien cronológicamente, se fija primero el contenido del acto para después crear (regular, modificar o extinguir) la relación o situación jurídica, la afectación del primero, necesariamente implica la del objeto del acto jurídico y viceversa.



c) Fin, es la causa del acto, conceptualizada como la función económico-social práctica que busca el sujeto al manifestar su voluntad.



Si el acto jurídico es ad solemnitatem, además, es un elemento el siguiente:



d) Forma, que en sustancia, no es más que la exteriorización de la voluntad. Un sector de la doctrina nacional distingue la forma de la formalidad, entendida esta última como “el modo de emitir la declaración de voluntad, o de documentarla o de hacerla notoria a otras personas”.

REQUISITOS

a) Con respecto al agente, que sea capaz, vale decir, que el sujeto se encuentre en la aptitud de vincularse jurídicamente con la manifestación de su voluntad. La capacidad comprende la denominada capacidad de goce (aptitud para ser titular de derechos y de obligaciones) y la de ejercicio (aptitud para poner en acción –ejercer– dichos derechos y obligaciones), esta última se adquiere a los 18 años (artículo 42 del C.C.).

b) Con respecto al objeto, que sea física y jurídicamente posible y determinable, o sea, que la relación jurídica o situación jurídica que se pretenda crear (regular, modificar o extinguir) del acto jurídico sea factible de acuerdo a las leyes de la naturaleza, así como permitida por el ordenamiento jurídico.

c) Con respecto al fin, que sea lícito, con ello se pretende poner en evidencia que la función económico-social práctica del acto solo será amparada por el ordenamiento jurídico si es que no contraviene sus estándares de imperatividad, orden público y buenas costumbres


d) Con respecto a la formalidad, que sea la establecida por ley, en efecto, si bien en materia de acto jurídico existe el principio de libertad de forma (artículo 143 del C.C.), hay actos que, por su particular relevancia, requieren de una formalidad determinada para su existencia. Caso contrario, el acto que adolezca de la misma, será inválido.
   
 
Contacto
Para contactar conmigo